Educación Religiosa

Educación Religiosa

El ser humano posee, gracias a su condición espiritual, el don de percibir lo sagrado, la capacidad de captar el fundamento de todas las cosas, su raíz y destino trascendentes en cuanto a creaturas, es decir, procedentes de un creador universal. Toda persona busca en su vida la verdad que de sentido a su existencia para alcanzar la felicidad. Esta dimensión de profundidad espiritual explica el fenómeno religioso en la historia de la humanidad pasada y presente. El hecho religioso forma parte del conjunto de expresiones de lo real como experiencia especifica humana, mas allá de la limitada realidad disponible para el resto del mundo mineral, vegetal y animal.

Por ello, la educación, es tan fundamental como necesario que las personas descubran y asuman la existencia de un ser y una verdad que nos proporciona identidad y dignidad humanas; que tomen conciencia de ser hijos de dios, creados a su imagen y semejanza, reconociéndole como quien actúa providentemente en sus vidas y da sentido a los acontecimientos de la historia humana; y que aprendan a explicar razonablemente su fe y proyecten su plan de vida como respuesta responsable al amor de dios.